Peticionarios de Medidas Cautelares denuncian incumplimiento del Estado

Foto: Ronaldo Galeano. Visita a comunidad Bella Flor 30-07-19

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, en varias ocasiones ha ordenado proteger la vida de guatemaltecos y guatemaltecas cuyos derechos fundamentales han sido violados por las fuerzas represivas del Estado o por entidades privadas durante desalojos, pero los gobiernos y sus funcionarios no cumplen. Las actitudes de este Gobierno, en materia de convenios internacionales pareciera ser:  nos importa un bledo, lo que digan los fuereños, nuestro país es soberano y nosotros decidimos que hacer.   

Esas actitudes políticamente inmaduras están afectando a centenares de familias cuya situación de vida es vulnerable.  El ejemplo palpable es el caso de la comunidad Nueva Semuy Chacchilá que goza de Medidas Cautelares dictada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, en materia de alimentación y acceso a servicios básicos, las cuales han sido incumplidas por el actual gobierno.

Caso Semuy Chacchilá

Las personas que conformaban la comunidad Nueva Semuy Chacchilá del municipio de Senahú, Alta Verapaz, desalojadas por la Policía Nacional Civil, PNC, y el Ministerio Público, MP, hace 20 meses, solo han recibido 110 libras de arroz y 80 libras de frijol por familia, de parte del Estado; esto pese a que una de las recomendaciones de la CIDH al Gobierno de Guatemala, fue que garantizara alimentación para los damnificados.

Por medio de la Medida Cautelar, MC872-17, dictada el 10 de febrero de 2018, la CIDH solicitó al Estado de Guatemala “proteger el derecho a la vida y a la seguridad personal de las familias indígenas desalojadas, a través de medidas culturalmente adecuadas dirigidas a mejorar entre otros aspectos las condiciones sanitarias, el acceso a servicios médicos y alimentación principalmente de las niñas, niños y personas mayores”.

Asimismo, la CIDH recomendó al Estado adoptar las medidas de protección culturalmente adecuadas, lo que significa implementar medidas de protección acorde a la forma de vida de las comunidades, para proteger la vida y la integridad de las familias y evitar actos de violencia de parte de terceros.  Sin embargo, el gobierno nada ha hecho al respecto, señalan los afectados.

Ya no viven en donde fueron desalojadas

Foto: Ronaldo Galeano. Visita a comunidad Bella Flor 30-07-19

Después de ser desalojadas, las familias estaban viviendo en las orillas del camino en condiciones inhumanas. El 20 de noviembre de 2018 fueron víctimas de un atentado armado por parte del personal de seguridad y cuadrilleros de la empresa Trece Aguas, quienes alegan ser dueños del terreno donde habitaban las campesinas y campesinos. En ese ataque fue asesinado con alevosía Emilio Toc Pop.

Con el objetivo de resguardar la vida, las familias campesinas pidieron posada en una comunidad vecina denominada Los Luchadores San Esteban, ahí vivieron por unos meses, hasta que se trasladaron a la comunidad Bella Flor, jurisdicción de Panzós, en donde habitan sin las condiciones mínimas para una vida digna.

Ronaldo Galeano, asesor jurídico del Comité de Unidad Campesina CUC, dijo que, como peticionarios de las Medidas Cautelares, están implementando acciones políticas y jurídicas para presionar al Estado y su institucionalidad en materia de derechos humanos para que cumplan con la Medidas Cautelares.

Una petición al Procurador de los Derechos Humanos

Ante los pocos avances en el cumplimiento de la Medida Cautelar 872-17 por el Estado de Guatemala, el 19 de julio de 2019, Daniel Pascual Hernández, coordinador del CUC, presentó una denuncia en contra del Estado y sus servidores por violación de derechos fundamentales y comportamientos administrativos lesivos a los derechos, ante la Procuraduría de Derechos Humanos, PDH.

La denuncia también hace referencia, a las medidas cautelares MC121-11 dictadas a favor de 14 comunidades Maya Q´eqchi´ desalojadas violentamente en marzo de 2011 en el Valle del Polochic y la MC44-18 que favorece a los habitantes de la comunidad La Cumbre ubicada en Tactic, Alta Verapaz, desalojada el 1 de noviembre de 2018, en donde también se ha evidenciado el poco avance y falta de compromiso político del Gobierno para cumplir con los establecido por la CIDH.

Pascual Hernández, denuncia ante el PDH que el Estado y sus funcionarios, ante la falta de acciones para cumplir con las medidas cautelares, vulneran los derechos individuales y colectivos de comunidades mayas y que también genera incumplimiento de obligaciones internacionales. Por esa razón se solicita a la PDH que investigue los casos, para determinar si el Gobierno y sus funcionarios han cometido los delitos de Incumplimiento de Deberes, Destrucción de Registros Informáticos, Desobediencia u otros ilícitos que podría entra a conocer el Ministerio Público, MP.

Como parte peticionaria de la MC872-17 el CUC, recientemente, envió una comisión a la comunidad Bella Flor del municipio de Panzós para verificar la situación de las familias desalojadas en la comunidad Nueva Semuy Chacchilá.

Galeano explicó que la situación de las familias es preocupante, porque no tienen suficiente tierra para producir sus alimentos y no hay suficientes fuentes de empleo. Además, muchos niños no han sido inscritos en el Registro Nacional de las Personas, RENAP, ni en las escuelas porque sus padres tienen orden de captura, acusados falsamente de cometer el delito de Usurpación.

Ellos no pueden presentarse hacer trámite alguno a las instituciones públicas porque inmediatamente serían capturados, por esa razón hay unos 6 niños que no han podido ser registrados en el RENAP.  Estamos trabajando jurídicamente para dejar sin efecto la orden de captura en contra de unas 20 personas para que puedan tener una vida normal, enfatizó Galeano.

Cabe mencionar que en la Comunidad Bella Flor habitan dos grupos de familia desalojadas en dos fechas distintas: marzo de 2011 y noviembre de 2018.  Las condiciones de vida paupérrimas son las mismas.

Por: José Gabriel Cubur

Caso de extrabajadores de la Hacienda San Gregorio Piedra Parada llega a la CIDH

Los afectados señalan que el Estado de Guatemala no le ha puesto atención al problema

19402260_1535270876545837_2982995956323366517_o[1]

Por: José Gabriel Cubur

El apropiamiento indebido de las cuotas laborales para el Seguro Social, descontadas a los trabajadores por los patronos, es un delito o falta, que debe castigar y corregir el Estado de Guatemala y el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, IGSS, ya que hasta el momento se han mostrado débiles, en este sentido.

El caso de 300 extrabajadores de la Hacienda San Gregorio Piedra Parada del municipio Coatepeque, Quetzaltenango a quienes los Campollo Codina estafaron, por más de 30 años, estremeció y sorprendió a los comisionados y relatores de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, porque es una violación al derecho de acceso a la salud y de jubilación de las personas que con mucho esfuerzo y voluntad aportaron al Seguro Social, además que es un reflejo de lo que pasa en la mayoría de países latinoamericanos.

En Guatemala centenares de empleadores se han enriquecido con la explotación laboral de sus trabajadores, el robo de los aportes al IGSS y la evasión de impuestos. Actúan de manera impune porque el Estado se ha convertido en un paraíso de corrupción e impunidad. Lo peor del caso es que cuando los afectados reclaman sus derechos, los empresarios, en contubernio con fiscales y jueces los criminalizan y persiguen judicialmente, infundando delitos que no cometieron.

Representantes de los extrabajadores de la Hacienda San Gregorio Piedra Parada, a quienes, durante más de 30 años, las familias Campollo Codina y Quintanilla Paiz les robaron las cuotas mensuales para el pago del seguro social, que presta el IGSS, participaron en la 172 Sesiones de la CIDH, realizadas en Jamaica, en dónde solicitaron se tome nota de su caso y se dicte medidas cautelares a su favor.

Al Estado de Guatemala demandaron la implementación urgente de un mecanismo de seguimiento a su caso; la implementación específica de un programa médico para 243 de 300 extrabajadores de la finca San Gregorio, que aún sobreviven, ya que el resto ha muerto por falta de atención médica y uno por ataque armado; que se realicen las investigaciones administrativas y penales que correspondan y se determinen las sanciones pertinentes ante el impago de las cuotas robadas.

Sigue leyendo «Caso de extrabajadores de la Hacienda San Gregorio Piedra Parada llega a la CIDH»

Defendiendo la vida arriesgando la vida

IMG_1501

La situación en la que trabajan las defensoras y defensores de derechos humanos en Guatemala

Analizar, discutir y dar a conocer la situación en la que los defensores y defensoras de derechos humanos trabajan es esencial en este contexto en donde la criminalización, difamación, persecución judicial y hasta asesinatos están a la orden del día. Respetar y promocionar los Derechos Humanos, DH, es una tarea que debe fortalecer el Estado de Guatemala, sobre todo porque ha aprobado y ratificado convenios y declaraciones internacionales con lo cual se ha comprometido a trabajar por los derechos fundamentales de sus habitantes. Para los defensores es tarea fundamental continuar presionando y promoviendo la Política Pública para la Protección de defensoras y defensores, porque de lo contrario, ese documento será archivado y las personas que incondicionalmente trabajan por defender la vida lo seguirán haciendo en situación de riesgo a ser criminalizadas y hasta asesinadas como ocurre en la actualidad.

Con el objetivo de sensibilizar a la población guatemalteca, sobre el papel de los defensores y las defensoras de los derechos humanos, brindar información sobre medidas de protección para dichas personas y generar debate y discusión en torno al papel del Estado, para respetar el derecho a defender derechos, el 2 y 3 de abril del año en curso, en los municipios Coatepeque, Quetzaltenango y Mazatenango, Suchitepéquez, se llevó a cabo el foro público “La Libertad de Defender Derechos Humanos, la Perspectiva del Estado y de las Organizaciones Sociales”, organizado por el Comité de Unidad Campesina CUC. Sigue leyendo «Defendiendo la vida arriesgando la vida»

Comunidades Ancestrales de la Sierra Santa Cruz demandan inscripción de 246 caballerías de tierra a su nombre

vista-general-parte-sierraEn Guatemala recuperar la Madre Tierra por sus legítimos dueños (los pueblos indígenas), es un proceso que puede ser tardío, que involucra, a cientos o miles de familias indígenas y campesinas, organizaciones defensoras de derechos individuales y colectivos de estos sectores y la implementación de estrategias o planes de trabajo. El caso de recuperación del territorio de la Sierra Santa Cruz ubicada entre los municipios El Estor y Livingstón Izabal, es un ejemplo de cómo finqueros, militares y empresarios, usurpan tierras ancestrales y luego las registran a su nombre, contratando abogados inescrupulosos y comprando voluntades en el Registro General de la Propiedad. Este proceso también refleja la incapacidad de la institucionalidad agraria de agilizar el acceso a la tierra para los pueblos originarios, cuando son ellos los que han demostrado que son los legítimos dueños, porque desde tiempos inmemorables han habitado, trabajado y cuidado su territorio.

14 comunidades Maya Q’eq’chi’ de la Sierra Santa Cruz del municipio El Estor, Izabal, sostuvieron una reunión de seguimiento al proceso de recuperación legal de su territorio con representantes de la Secretaría de Asuntos Agrarios, SAA, el Fondo Nacional de Tierras, Fontierras, el Registro de Información Catastral, RIC, y la Procuraduría General de la Nación, PNG. La mencionada reunión se llevó a cabo el 27 de marzo del presente año en la ciudad capital. Sigue leyendo «Comunidades Ancestrales de la Sierra Santa Cruz demandan inscripción de 246 caballerías de tierra a su nombre»

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑